Seis consejos para ser más sostenible y respetuoso con el planeta

Medidas sencillas y sostenibles que no te supondrán un gran esfuerzo económico

Cada vez más personas tratan de reducir las emisiones de carbono e invertir la tendencia del cambio climático.

A nivel personal, estas pequeñas medidas son fáciles de llevar a cabo, y probablemente ya estés adoptando muchas de ellas; ya sea reciclar o caminar a hacer tus gestiones en lugar de desplazarte en coche.

Ahora el objetivo consiste en que las empresas también demuestren que la sostenibilidad forma parte de su ADN y que contribuyen al bien común. Ser más sostenible no solo es bueno para el planeta, sino que también lo es para las empresas, por lo que apostar por una actitud más respetuosa con el medioambiente podría reducir tus costes y, a cambio, aumentar tu rentabilidad. Con esta práctica también ganarás el respeto de tu personal y clientes, quienes cada vez serán más conscientes de las medidas ecológicas de las marcas con las que eligen trabajar o deciden comprar¹.

Como propietario de una empresa, te mostramos algunos trucos sencillos para que puedas ser más respetuoso con el planeta sin gastar más de la cuenta:

1. Piensa en tu consumo energético

Puede que no hayas pensado demasiado en los suministros públicos esenciales que utiliza tu empresa, pero puedes tomar algunas decisiones sencillas que te ayudarán a reducir las emisiones. Con la instalación de un contador inteligente, podrás controlar y administrar mejor tu consumo. Un contador inteligente también te avisa de los picos de consumo energético; de este modo, resulta más fácil identificar y minimizar el uso de los dispositivos que pueden estar consumiendo energía de forma innecesaria y aumentando el precio de tu factura. Si puedes, elige un proveedor que utilice fuentes renovables.

2. Revisa tus aparatos eléctricos

Hay algunas formas sencillas que te pueden permitir reducir tu uso energético. Opta por bombillas LED, ya que consumen 10 veces menos energía que las bombillas halógenas comunes y duran mucho más. También es hora de mirar con lupa los dispositivos más antiguos. Ese viejo calentador eléctrico podría estar creando un agujero tanto en tu cartera como en tus objetivos de CO2. Dicho esto, intenta encontrar formas de deshacerte de tus aparatos eléctricos antiguos de forma responsable. La basura electrónica es el flujo de residuos que está aumentado de forma más rápida en el mundo, así que cuando puedas, trata de encontrar otro hogar que los pueda necesitar.

3. Trata de prescindir del papel

Hay una variedad estupenda de herramientas digitales que te pueden ayudar a gestionar tu empresa sin papel. Esto ayudará a reducir los desperdicios y costes asociados al papel como las impresoras, las fotocopiadoras y los cartuchos de tinta. Además, ¡resulta mucho más fácil de administrar! También piensa en un enfoque sin papel en tu estrategia de marketing. Aunque los folletos impresos tradicionales puedan resultarte más familiares, probablemente vas a obtener un mejor índice de conversión con los anuncios digitales.

4. Replantéate los viajes de empresa

Los acontecimientos de 2020 han demostrado que el teletrabajo es una alternativa viable al trabajo en oficina. Evitar los desplazamientos reduce significativamente las emisiones de carbono, así que ¿por qué no ofreces a tus empleados algunos días de teletrabajo a la semana? Existe una selección de herramientas digitales que no cuestan demasiado y pueden mantener a tu equipo conectado independientemente de donde estén conectados a Internet. El personal también puede apreciar la mejora en la conciliación laboral, lo que a cambio, podría derivar en una mayor lealtad y permanencia de los empleados.

5. Analiza tus cadenas de suministro y el origen de los materiales

Puedes ser todo lo ecológico y respetuoso que quieras, pero si tus proveedores no actúan de forma comprometida, seguirás siendo responsable de sus emisiones de carbono en tus productos y servicios. Por suerte, existen varias herramientas digitales que puedes utilizar para comprobar las credenciales de tus proveedores antes de empezar a trabajar con ellos. Si es posible, podrías plantearte trabajar con un proveedor local para reducir las emisiones asociadas al transporte de materiales y mercancías.

6. Haz que tus empleados piensen y actúen de forma responsable con el medioambiente

Por último, dado que son ellos quienes te ayudan a llevar tu empresa, el comportamiento colectivo de tus empleados también puede marcar la diferencia a la hora de ayudarte a ser sostenible. Fomentar cosas tan simples como apagar las luces al final del día o promover un programa para ir al trabajo en bicicleta puede ayudar a reducir la huella de carbono total de tu empresa.

La sostenibilidad desempeña un papel clave para que tu empresa esté preparada para el futuro. Habla de forma gratuita con uno de nuestros asesores de V-Hub para descubrir más formas de conseguir tus objetivos de sostenibilidad.

¹ https://www.researchgate.net