Enfrentarse al coste de la vida: cuatro consejos para ayudar a las empresas a ahorrar

Compartir

Consejos para gastar (y ahorrar) de forma inteligente

El coste de la vida no deja de subir y está afectando a las empresas de muchas maneras. Desde la subida de la factura eléctrica hasta el aumento de precios de los suministros, las organizaciones europeas están buscando nuevas formas de ahorro.

La buena noticia es que los gobiernos europeos predicen que los precios caerán a mediados o finales de 2023. No obstante, como no hay de garantía de que esto sea así, las empresas tienen por delante un alto costo que pagar. Y como los clientes están reduciendo el consumo, subir los precios no es precisamente la mejor medida que se debe adoptar.

Además, como ninguna empresa es igual, no existe una solución única. Es por ello conveniente que te tomes un tiempo para reflexionar y evaluar en cuáles áreas puedes reducir costes con el fin de maximizar los presupuestos y prepararte para el futuro.

¿Por dónde deberías empezar? Aquí tienes las cuatro áreas principales en las que creemos que podrías reducir costes.

1. Controla los gastos en todo momento

Bajo nuestro punto de vista, el primer paso es comprobar si estás gastando de forma eficaz. Existen numerosos gastos del día a día que pueden pasar desapercibidos, pero en los momentos en los que tenemos que ajustar los números, estos pueden tener margen para el ahorro.

Por tanto, el primer paso es sencillo: asegúrate de que tienes una visibilidad completa de tus finanzas. De esta manera, podrás llevar un control de todos los gastos de la empresa e identificar los gastos innecesarios. Tener una idea clara de tu "modus operandi" te ayudará a priorizar lo que es más importante para el crecimiento de tu empresa. Una vez que lo tengas todo claro, puedes utilizar la información obtenida para crear una hoja de ruta completa que te ayudará a predecir los gastos a futuro. De esta manera, aunque los precios y las compras sigan inevitablemente fluctuando, estarás bien posicionado para llevar el control del dinero saliente.

2. Empieza a negociar

Si bien reducir el gasto en artículos no esenciales es el primer paso para generar ahorros, tu próximo paso debe ser aprovechar al máximo el dinero que gastas.

En el momento de comprar, intentar conseguir el mejor precio atendiendo a tu fidelidad como cliente o busca otros proveedores que te ofrezcan una promoción más provechosa. En cualquier caso, merece la pena dedicar tiempo a buscar siempre los mejores precios.

Ya sabemos que estas conversaciones pueden ser un poco engañosas, pero debes establecer nuevas relaciones comerciales que te beneficien a ti también.

3. Compra localmente

Es cierto que proveerte de los vendedores y los materiales locales puede parecer en principio más caro, pero en las importaciones también suele haber costes ocultos. Con la subida cada vez mayor de los gastos de entrega y los costes imprevistos de aduana, cuando finalmente llegan los productos, ya has desembolsado más del presupuesto inicialmente previsto.

Cuando compras localmente, normalmente no surgen estos gastos inesperados y la calidad de los productos es buena, en ocasiones, incluso mejor. Conviene dejar claro que no siempre ocurre esto en todas las compras internacionales, pero dedicar tiempo a buscar los proveedores más adecuados merecerá la pena y podrá repercutir en un ahorro de costes significativo a largo plazo.

4. Evita malgastar

Cuando hablamos de reducir costes, todo cambio es importante, ya sea grande o pequeño. Por ello, hay que evitar el exceso de gasto. Piensa en el consumo energético de tu empresa y en si existen fórmulas más económicas de gestionarlo. Con el ritmo de subida que tienen los precios de los combustibles y de la energía, revisar estos consumos es muy importante.

Empieza por cosas pequeñas: como apagar los equipos eléctricos y las luces cuando no se vayan a utilizar o al final de cada jornada. Además, utilizar bombillas LED, bajar la temperatura de la calefacción o invertir en un mejor aislamiento término también repercutirá en un ahorro de costes.

No obstante, debes tener en cuenta que implementar políticas de ahorro energético en el centro de trabajo puede tener algún coste inicial, sobre todo si inviertes en tecnologías de ahorro energético. Por tanto, conviene que valores los pros y los contras, para ver qué es lo que más le interesa a tu empresa.

Una manera más inteligente de hacer negocios

Hay muchos cambios que puedes hacer para gestionar y minimizar los gastos de la empresa. Tanto si te lanzas a por todos, como si decides implementarlos poco a poco. Lo importante es que te sientes y reflexiones sobre el gasto para sopesar aquellos que son necesarios y aquellos que podrías reducir. Con el aumento gradual de los precios, surgirán más problemas, pero debes saber que estaremos a tu lado para ayudarte a gestionar los cambios y a tomar las mejores decisiones para tu empresa.

¿Te gustaría hablar con un experto en empresas? Ponte en contacto con uno de nuestros asesores digitales de V-Hub para que te asesore en lo que necesites.

Últimos artículos y novedades