Tres formas de mantener la cultura de tu empresa con una plantilla mixta

Descubre cómo fomentar la cultura de la empresa cuando los empleados trabajan dentro y fuera de la oficina.

Aprende a fomentar la cultura de la empresa cuando tus empleados puedan trabajar desde cualquier parte.

Es innegable que la pandemia nos ha hecho darnos cuenta de que la productividad no depende únicamente de las cuatro paredes de una oficina. También hemos vivido las beneficios que el teletrabajo aporta a nuestras vidas, desde una reducción de gastos de viaje hasta la mejora del equilibrio entre la vida personal y profesional.

A medida que los confinamientos empiezan a desaparecer, las empresas comienzan a buscar la manera de tener lo mejor de ambos mundos, permitiendo que sus equipos conserven las ventajas del teletrabajo y ofreciéndoles al mismo tiempo la opción de volver a la oficina según vaya siendo seguro.

Esta nueva flexibilidad viene muy bien a los empleados, sin embargo, para los empresarios genera retos e incógnitas nuevos. Uno de los principales retos es conservar la cultura de la empresa cuando la plantilla está desperdigada. Estas son tres maneras de ayudar a fomentar una cultura empresarial positiva con un equipo mixto que trabaja desde casa y en la oficina:

1. Mantén a los equipos conectados gracias a una buena comunicación

La comunicación es un aspecto esencial del trabajo en equipo y de la cultura de empresa. Es vital crear un entorno inclusivo en el que tus empleados se sientan conectados y escuchados, independientemente de desde dónde trabajen. Considera la posibilidad de integrar plataformas de comunicación como Slack o Microsoft Teams para facilitar una conversación fluida y sencilla entre los miembros del equipo.

Las reuniones son un factor elemental del trabajo en oficina y, durante el confinamiento, muchos hemos continuado teniéndolas (virtualmente) para que todo el mundo se sintiese conectado. En una modalidad mixta, no hay por qué dejar de hacerlo, siempre que se disponga de plataformas de videoconferencia para conectar a los que trabajan desde casa con los que están en la oficina. Otra buena manera de mantener la moral alta es imitando, dentro de lo posible, la experiencia en persona, por ejemplo, animando a los participantes a conectar sus cámaras y a que se dirijan a sus compañeros como lo harían en la oficina.

Hay que tener en cuenta que aunque las reuniones son importantes, a veces, menos es más. Tener demasiadas reuniones puede ser contraproducente ya que las videollamadas pueden generar fatiga. Hay que experimentar hasta encontrar el equilibrio adecuado para la plantilla y poder garantizar que las reuniones sigan siendo una vía de comunicación eficaz y no una distracción innecesaria.

Por último, anima a tus empleados a compartir sus experiencias según nos vamos adaptando a formas de trabajo mixtas. Presta atención a los comentarios de forma regular, ya sea con reuniones individuales, llamadas de equipo o incluso con encuestas anónimas online, para asegurarte de que la configuración actual funciona para todos.

2. Ayuda a tus empleados a trabajar de forma productiva desde cualquier parte

Para sacar el máximo partido a la modalidad de trabajo flexible, los empleados deben sentir que pueden trabajar de forma igualmente productiva y eficaz desde casa y en la oficina.

La tecnología es una parte importante en la creación de un lugar de trabajo flexible y agradable. Lo más útil, a un nivel básico, sería proporcionar a tus trabajadores material de oficina para el hogar, desde un monitor, un teclado y un ratón, hasta artículos más grandes como una silla de oficina y un escritorio. Sin embargo, para que tus empleados se sientan cómodos en este entorno de trabajo mixto, necesitan un acceso fiable a las herramientas y procesos que necesitan para hacer su trabajo correctamente.

Ahí es donde entraría en juego una plataforma central de colaboración en la nube. Con sistemas como, por ejemplo, Microsoft SharePoint o Slacky facilitar la colaboración online nunca ha sido tan fácil. Estos sistemas permiten a tus empleados trabajar en el mismo documento en tiempo real, ya sea una hoja de cálculo de Excel, un documento de Word o una presentación de PowerPoint, promocionando así la colaboración entre equipos. Y lo más importante, trabajar así ayuda a realizar un seguimiento del control de versiones, mantener la calidad y limitar las frustraciones comunes dentro de los equipos como, por ejemplo: «¿dónde está guardado ese documento?». Asimismo, es importante asegurarse de que los empleados están al tanto de lo último en ciberseguridad, para que puedan trabajar de forma eficiente desde cualquier lugar, sin poner la empresa en riesgo.

3. Mantén el elemento social en la cultura de trabajo

Garantizar que todos los empleados disfruten de las mismas "actividades de ocio" y "beneficios", aunque no lo parezca, contribuye en gran medida a mantener vivo el espíritu de la empresa y a garantizar que todos sientan que reciben un trato justo. Un buen ejemplo son las comidas de empresa. Puedes ofrecer a los que trabajan desde casa la posibilidad de disfrutar de una comida donde viven pagada por la empresa.

Dependiendo de las restricciones locales, puedes plantearte juntar a los empleados en pequeños grupos para realizar actividades divertidas que fomenten el trabajo en equipo, siempre y cuando se sientan cómodos haciéndolo. Algo tan simple como subvencionar un encuentro en la terraza de un pub o en una zona al aire libre para realizar actividades y comer son una buena manera de empezar a reunir a tus empleados para que se pongan al día en un entorno informal.

A la larga, dar a tus empleados la flexibilidad de elegir el lugar de trabajo en función de su horario personal no sólo ayudará a que estén contentos y motivados, sino que además tendrás la ventaja añadida de poder retener el talento en tu empresa.

La tecnología puede ayudarte a implementar una estrategia de trabajo mixto con éxito. Habla con uno de nuestros Asesor Digital de V-Hub sobre cómo mantener a tus empleados conectados.