¿Cómo se han adaptado las pymes al teletrabajo?

Cómo han implementado el teletrabajo pequeñas y medianas empresas  

El año pasado nos ha llevado a muchos de nosotros a alguna forma de teletrabajo. Hemos tenido que aprender con rapidez a ser más flexibles, a adaptarnos y a ser más eficientes, a la vez que mantenemos la productividad y permanecemos conectados aun sin el contacto directo.

Nos hemos reunido con cinco dueños de negocios de éxito para hablar sobre el teletrabajo, incluyendo sus ventajas e inconvenientes, así como los retos a los que todos nos hemos enfrentado el año pasado.

Echa un vistazo a la conversación siguiente, con Rudy Bandiera, cofundador de NetPropaganda, Hendrik Gottschalk, director ejecutivo de GetBaff, Carl Reader, autor y campeón del pequeño negocio, Barbara Labate, directora ejecutiva de ReStore y Juan Merodio, director ejecutivo del Instituto TEKDI.

¿Cuál es vuestro consejo principal para mantener la productividad durante el teletrabajo?

Carl Reader: Creo con fervor que, si es posible, debes crear un entorno laboral de éxito. Si puedes (y entiendo que no todos podemos) dedica una esquina de una habitación o un cuarto libre a la oficina. Incluso si solo dedicas una silla en particular para trabajar, o un portátil en especial, creo que marca la diferencia. Afecta a la productividad, ya verás.

Juan Merodio: En mi caso, todo trata sobre tareas, funciones, metas y objetivos. No me preocupa si los empleados inician sesión en un momento justo mientras hagan lo que tienen que hacer para alcanzar sus metas de forma satisfactoria.

Obviamente, hay ciertos momentos en los que hay que ser puntuales como en las reuniones y todos lo respetamos, pero la mayor parte del tiempo permitimos que cada uno se gestione su tiempo de la forma más productiva y cómoda para ellos. Al final, creo que se trata de confianza. Si te rodeas de buenas personas en las que confías, no tienes que preocuparte de controlar si están haciendo su trabajo o no.

Tras más de un año de teletrabajo, ¿cómo os aseguráis de que el equipo permanezca conectado?

Hendrik Gottschalk: Nuestra semana laboral comienza los lunes con una llamada de equipo de media hora, en la que establecemos los puntos y las tareas más importantes de la nueva semana. Tras ella, nos dividimos en equipos más pequeños y específicos. También hemos recreado la oficina de GetBaff, por lo que nuestros empleados se pueden comunicar y «toparse» entre ellos virtualmente.

¿Cuál es vuestro aspecto favorito (y menos favorito) del teletrabajo?

Barbara Labate: Mi aspecto favorito es que no siempre me tengo que vestir de manera formal para trabajar. Si quiero trabajar en pijama, ¿quién me lo va a impedir? También me gusta el hecho de que puedes cocinar en casa de manera más asidua, y es más fácil comer saludable.

Juan: Diría que mi aspecto favorito es poder combinar la vida personal y la laboral ajustando el calendario a tus necesidades diarias y disponiendo de mayor flexibilidad.

Rudy: Para mí la flexibilidad es lo más importante. El mejor aspecto es la flexibilidad y, lo peor, creo, es no poder separar completamente los ambientes del hogar y del trabajo. Nuestra casa es mucho más que solo un alojamiento. En nuestras mentes, nuestro hogar es familia, protección, seguridad y desconexión. Yo no trabajo en mi hogar.

La fusión de los ambientes del hogar y del trabajo nos lleva a nuestra siguiente pregunta: ¿cómo mantenéis un equilibrio saludable entre hogar y trabajo teletrabajando?

Barbara: Como tenemos la mente activa en el trabajo, creo que a veces nos olvidamos de que tenemos cuerpos que también tienen que permanecer activos. Hago ejercicio por la mañana antes de trabajar y yoga después. Permanecer activos es importante para alcanzar el equilibrio entre la vida personal y la laboral.

Carl: Intento encontrar huecos durante la semana para estar con la familia en vez de dejar que el trabajo consuma todas mis horas del día. Es fácil trabajar todo el día, a todas horas, por lo que intento activamente reservar momentos para asegurarme de que no pasa.

Hendrik: Creo que las rutinas pueden ayudar. Intento planear y estructurar cada jornada y separar mi espacio laboral del resto de la zona del hogar para mantener el equilibrio. Me levanto a las 7:00 y me dedico las dos primeras horas. Desayuno, leo, escribo y compruebo mi lista personal de cosas que hacer.

Carl: Yo hago algo parecido. Tengo dos móviles y siempre intento dejar mi móvil laboral en la planta de arriba si no lo uso.

Rudy: Me gusta decir que las notificaciones son horrorosas, y la pandemia ha reforzado esa idea. Mi teléfono siempre está en silencio, y no recibo notificaciones salvo cuando me aparece un aviso emergente de llamadas y mensajes privados (no de grupos) sin sonidos ni vibraciones. ¡Y con eso basta!

El año pasado ha cambiado la forma en que trabajamos, seguramente de forma permanente. En un mundo ideal, ¿cómo dividiríais vuestro tiempo entre el hogar y el entorno laboral una vez acabe esta pandemia?

Juan: Yo diría un 70 % de teletrabajo y un 30 % de trabajo en la oficina. Ese 30 % nos permitirá cubrir el aspecto social de nuestros trabajos. En mi caso, teletrabajar no ofrece las mismas ventajas cuando tratamos de temas como las tormentas de ideas. La «magia» generada en una sesión real es mucho más potente que la que pueda surgir en una sesión virtual.

Barbara: Ahora mismo trabajamos dos días desde casa y tres desde la oficina. Personalmente creo que es el mejor equilibrio entre ambas.

Rudy: Creo que el concepto de «medio día» es extremadamente efectivo. Ahora mismo trabajo medio día en la oficina y el otro medio en casa o en el parque... o si es por la noche, desde donde quiera.

Si no tengo eventos programados, ¿por qué tengo que seguir un horario preciso? Creo que el concepto de medio día debe reevaluarse, y que sería una buena manera de plantearnos el trabajo en el futuro.

¿Te interesa saber más sobre cómo optimizar el teletrabajo en tu empresa? Llama a nuestro asesor digital gratuito y te ayudará en todo lo que necesites.