Ventajas y beneficios de la tecnología IoT en tu trabajo

Trabaja mejor y no más con la tecnología del IdC

Al pensar en el Internet de las cosas (IoT), puede que pienses directamente en «tostadoras inteligentes» o en «frigoríficos con televisión». Aunque el mundo de los dispositivos conectados tiene electrodomésticos más lujosos que necesarios, es importante entender que el IoT también cuenta con numerosos dispositivos interconectados que pueden ayudar a nuestras vidas tanto dentro como fuera del entorno laboral. De hecho, para los propietarios de pequeños negocios, el IoT puede resultar extremadamente útil a la hora de trabajar mejor. No importa si es tu propia productividad personal o la de toda la plantilla: los dispositivos con IoT tienen la capacidad de ayudarte a hacer más en menos tiempo.

Para demostrarlo, vamos a contar la historia de dos dueños de negocios: Juan, que no usa tecnología interconectada en su puesto, y Ana, que ha empezado a usar tecnología inteligente en su negocio. A lo largo de este artículo, veremos cinco ejemplos de cómo la tecnología inteligente podría facilitarte la vida como dueño de un pequeño negocio.

Asistentes inteligentes

Como muchos de nosotros, Juan y Ana se encuentran concentrados en una parte de un trabajo que llevan haciendo toda la semana. Debido a su importancia, ninguno de los dos puede interrumpir su actividad, da igual si es para una pausa y café o para llamar a un compañero de trabajo. Sin embargo, ambos se dan cuenta de que tienen que programar una reunión con un cliente por la tarde. Por desgracia, Juan tiene que dejar de pensar en la tarea y agendar la entrevista manualmente con su calendario online. Ana, por otra parte, cuenta con un dispositivo inteligente en su escritorio y no tiene que preocuparse en dejar de pensar para programarla. Como la mayoría de dispositivos interconectados del hogar cuentan con tecnología de control por voz, Ana puede pedirle al asistente que programe la reunión sin tener que moverse o dejar de pensar en la tarea.

Herramientas de transcripción

Más tarde, ese mismo día Juan y Ana están haciendo una lluvia de ideas con sus compañeros y se están encargando de tomar notas de la charla. Debido a la interminable lista de puntos en la agenda y a que hay varios asistentes, es difícil coger notas coherentes. En su reunión, a Juan le cuesta mantener el ritmo y escribir todo lo que escucha. Tras ella, Juan tiene que pasar horas retocando las notas, lo que retrasa otras tareas. Por otra parte, gracias a la aplicación de transcripción en su teléfono, Ana no tiene que tomar notas manualmente. Con el simple toque de un botón, puede grabar y transcribir la reunión con todos los puntos de esta anotados de forma precisa. En vez de pasar horas editando sus notas, Ana tarda cinco minutos formateándolas, lo que le permite enviarlas rápidamente a sus compañeros y seguir con sus tareas del día.

Herramientas y recordatorios de control del tiempo

Debido a la multitud de videollamadas y reuniones, Juan y Ana necesitan tener una eficiencia muy alta, asegurándose de que no se pierden nada y priorizan su tiempo de forma adecuada. En el caso de Juan, que tiene que tomarse su tiempo corrigiendo notas en un viejo diario, se olvida de su reunión a la hora del almuerzo, por lo que recibe una llamada de un cliente descontento. Al contrario que Juan, Ana inicia sesión en todas sus reuniones cinco minutos antes gracias al software de planificación laboral en su smartphone. También tiene recordatorios en varios momentos del día, por lo que le resulta mucho más fácil programar su jornada y dar prioridad a algunas tareas y así trabajar de forma eficiente y asistir a tiempo a sus reuniones.

Dispositivos inteligentes ponibles

Se ha demostrado que tomarse pequeños descansos puede ser clave para que la productividad durante la jornada laboral no decaiga. En el caso de Juan y Ana, a menudo no pueden descansar debido a sus pesadas cargas de trabajo. A medida que avanza el día, la motivación de Juan merma y cae sin remedio en una modorra tras el almuerzo. Por el contrario, Ana (gracias a los recordatorios de su smartwatch) ha estado tomando pequeños descansos para estirar las piernas durante su ajetreada tarde, por lo que ha contado con energía todo el día y ha podido enfrentarse a sus tareas con un frenesí productivo.

Sensores en la oficina

Como dueños de sus negocios, Juan y Ana han tenido que rediseñar el espacio de sus oficinas para adaptarse a las restricciones causadas por la pandemia.

Para aprovechar al máximo el espacio de su oficina, Ana decide instalar sensores para saber dónde prefieren trabajar sus empleados y dónde se encuentran los cuellos de botella de la oficina.

De esta forma, Ana descubre que hay dos salas de reuniones que apenas se usan, lo cual es una buena noticia: puede reducir el espacio de su oficina para acomodar los patrones de trabajo de sus empleados con facilidad a la vez que ahorra costes. Por el contrario, Juan decidió no instalar sensores en su oficina, por lo que su espacio no se adaptó a su plantilla y acabó en pérdidas de espacio y dinero.

Al acercarnos al final de esta historia, existe una certeza aparente: la tecnología del IoT tiene el poder de revolucionar la forma en que trabajamos tanto en casa como en la oficina. Ya sea manteniendo el cuerpo y la mente activos y frescos o recordando todas las reuniones: la tecnología inteligente podría ser el asistente definitivo que siempre has necesitado.

¿Buscas apoyo para fomentar la productividad de tu negocio o quieres saber más sobre IdC? Llama a nuestro asesor digital gratuíto y te ayudará en todo lo que necesites.